Modelo ALASEHT de programa de capacitación inductiva y
motivadora para la conducta segura

Este Modelo de Programa de Capacitación Inductiva y Motivadora para la Conducta Segura, está preparado exclusivamente para aquellos Trabajadores que no cumplan con las Normas de Seguridad e Higiene establecidas o cometan transgresiones reiteradas.

La tradicional “Teoría de la Seguridad” está basada en que nadie se accidenta por propia voluntad y esto hace que se “justifiquen” actitudes personales reñidas con la Prevención y la sana lógica. Es posible suponer que un transgresor que comete un Acto Inseguro, aún conociendo las consecuencias del mismo, es motivado por la creencia de que “el hecho no va a ocurrir” ó a él “no le va a pasar”.

No se debe descartar en este análisis expresiones calificadas como de “falso machismo”, “audacias” innecesarias y falsas demostraciones de “valentía”, como así también, el pretender ejercer cierto “liderazgo” buscando la aprobación e imitación de sus actos. Existe además, un fenómeno denominado “cancherismo” y un concepto de “yoísmo”, manifestado con el “yo siempre lo hice así “ó “yo puedo hacerlo así”.

Numerosos estudios han detectado que los “muy prácticos” incorporan malos hábitos por exceso de confianza y en otros casos, se ha detectado una marcada “indiferencia” y “desprecio” por las normas establecidas, que son consideradas por el causante, como limitadoras de su libertad ó excesivas en sus consideraciones de Prevención.

Uno de los aspectos a tener en cuenta es la falta de Motivación y en esto influyen variados estímulos, que pueden ser relacionales (compañeros y jefes); operacionales (exigencias psicofísicas, cansancio, desgano, estrés); afectivos (falta de aprecio, de consideración, de reconocimiento a su persona); valorativos (no dar “valor” a su salud ó a su vida, considerarse poco necesario, creerse un fracasado) ó cualquier otro aspecto que rebaje su auto-estima y actúe como estímulo negativo.

No debe dejarse de lado lo referente al modo de vida del causante, sus costumbres arraigadas, su desenvolvimiento en el ámbito familiar y social, que configuran, en muchos casos, personalidades “rebeldes” a la disciplina y al cumplimiento.

Como podrá apreciarse, el tratamiento de estas personalidades debe ser efectuado con medidas motivacionales “especiales”, sin descartar que pueda requerirse para cada caso en particular - y cuando corresponda- ayuda médica.

Podríamos acordar como conclusión a estos conceptos analíticos, que la transgresión voluntaria, que pone en peligro alcanzar los buenos resultados, es una prueba de desviación de la conducta segura, posible de adecuar brindando Capacitación Inductiva y Motivadora, contribuyente a la modificación de hábitos y conductas inseguras. Se debe partir del hecho que el transgresor ha sido notificado de los riesgos en el trabajo, así como de las medidas preventivas y de control pertinente e instruido o aleccionado en las mismas.

Dicha Capacitación será brindada a aquellos integrantes de la Empresa u Organización que cometen actos inseguros y provocan accidentes o incidentes, transgrediendo las Normas de Seguridad establecidas y aceptadas.


Para obtener la información completa, solicite el tema de su interés a alaseht@laseguridad.ws