Modelo ALASEHT Seguridad Total: Las 4 Modalidades de la Seguridad para la Prevención de Riesgos del Trabajo

E l principal objetivo de la Seguridad, Higiene y Medicina del Trabajo es y será el de Preservar la Salud y la Vida de quienes integran la Organización Laboral y el cuidado de los bienes que en función productiva y creadora se le confían.

Es entonces la primera obligación de la Empresa, brindar Ambientes de Trabajo, higiénicos y seguros y la de los Trabajadores en todo nivel de desempeño, cumplir con las Normas de Prevención establecidas, aportando en todo momento y lugar, conductas seguras y respetuosas para contribuir a evitar los Accidentes y Enfermedades Ocupacionales.

La necesaria y sustantiva “adaptación” a las cambiantes modalidades y las posibilidades de desarrollo y crecimiento de cada persona dentro de la Organización, no sólo requieren Capacitación y Entrenamiento, sino que demanda contar con un “micro-marco” de referencia y con la implementación de un Sistema de Gestión, que involucre el cumplimiento de aspectos Legales y de la Política que la Empresa fije en materia de Seguridad y Salud Ocupacional.

Analizando las acciones de Seguridad que se han aplicado hasta el presente y la forma de Registrar y Medir las ocurrencias y consecuencias de los Accidentes, por medio de Índices Reactivos, tales como la Frecuencia y la Gravedad, salta a la vista que la mayoría de las Medidas de Prevención, se toman luego de que los hechos se producen y con mayor o menor fuerza reactiva, según su gravedad e impacto económico y social.

Esta “rutina”, a todas luces insuficiente para evitar la pérdida de vidas y de bienes, analiza preferentemente la Responsabilidad culposa de los Actores involucrados y “descubre” en forma “tardía”, lo que “no se hizo” ó lo que “se tendría que haber hecho” en forma temprana.

Un verdadero “círculo vicioso” en el que se “reponen” pérdidas económicas y se lamenta, desde el punto de vista humanístico, lo que no puede “reponerse” por no tener “precio” sino “valor”, tales como la Salud y la Vida.

Los accidentes deben ser considerados como sustantiva causa de discapacidades y de muerte. Las estadísticas reflejan una problemática basada en la inseguridad con carácter genérico.

Esto involucra varios desencadenantes, que van desde las “Condiciones” a las “Acciones” unipersonales.

En todo caso, cuando ocurre un hecho desgraciado, afloran algunas aseveraciones que incluyen, entre otras:

· las condiciones climáticas,

· el estado defectuoso o inseguro de las cosas,

· la falta de aptitudes de quienes actúan en los Niveles de Mando,

· las transgresiones y conductas inseguras, · las fallas de Organización y Gestión,

· la falta de Educación y toma de conciencia,

· el desinterés y la indiferencia hacia el cuidado de la salud y la vida,

· la falta de Control y Autocontrol Preventivo.

Lo expuesto no es excluyente, pero básicamente expresa los aspectos más sobresalientes del “por qué” ocurren los accidentes. La principal preocupación de los Especialistas en Prevención de Riesgos del Trabajo, es cómo lograr que la gente tenga una visión de las causas desencadenantes de accidentes, lo más cercana posible a su propia visión.

En suma, que se aprecien los riesgos cuali y cuantitativamente, de la misma manera que el Especialista los identifica, con relación a su posibilidad de ocurrencia y su posible gravedad, dado que los distintos puntos de vista traen aparejados distintas reacciones y conductas y muchas de ellas no son consideradas peligrosas por quienes las realizan.

Es conveniente aceptar que sin perjuicio de Acciones Analíticas que lo justifiquen, debemos dar por cumplida la etapa de Diagnóstico y pasar a la efectivización de la SEGURIDAD TOTAL, como camino válido para enfrentar la problemática de la Accidentología con probabilidades de éxito.

Este nuevo enfoque de “hacer” Seguridad, está pensado para que antes, durante, cuando y después, la Prevención esté presente, abarcando las fases Proactivas, Operativas, Pasivas y Reactivas, que son las 4 Modalidades de la Seguridad, que se incluyen en el Plan Maestro de la Seguridad Total.

Cambia entonces, el actual concepto de “cumplir con la Ley” -cuando existe Ley- por el de alcanzar y mantener el estado de Seguridad Total, que se obtiene por medio de la permanente observancia de un Plan Maestro de Seguridad.

No existe alternativa… se debe cambiar la Filosofía y la Acción, para producir el “cambio”.

Los resultados, producto de una acción válida, pero no suficiente, seguirán siendo iguales.

Para modificar los resultados, hace falta cambiar o mejorar las conocidas modalidades.

Es sabido que el Accidente ó la Enfermedad Profesional, no son “enemigos fáciles de vencer” y que las Leyes y las Normas de Seguridad e Higiene, sólo son orientaciones y exigencias obligacionales, que se deben “potenciar” con Organización y Políticas propias, que definan Objetivos Metodológicos y de Resultados e implementen Sistemas de Gestión, con la más amplia participación de todas la Areas y Niveles que integran la Empresa.

La SEGURIDAD TOTAL es el nuevo y más efectivo avance en materia de Prevención de Riesgos del Trabajo, porque:

· Fija Objetivos Metodológicos y de Resultados.

· Determina la aplicación de un Plan Maestro de Seguridad

· Define las 4 Modalidades simultáneas y permanentes de Prevención.

· Incorpora un nuevo Indice de Riesgos que permite evaluar la actividad Correctiva y Preventiva.

· Incluye las Responsabilidades de Seguridad de todas las Areas y Niveles de la Organización, con detalles de Obligaciones específicas en la materia. · Orienta para evaluar y certificar Competencias en Seguridad, de los Niveles de Mando.

· Involucra a todas las personas, por medio de la enseñanza y aplicación del Control y el Autocontrol Preventivo.

Para obtener la información completa, solicite el tema de su interés a alaseht@laseguridad.ws